26 jun. 2011

Término de Plenas

Antiguo mapa del término municipal de Plenas. El original se encontraba en la "Casa Lugar", hace algunos años, así se le llamaba al Ayuntamiento.

Zagales en las fiestas de San Agustín

Década de los 60. De izquierda a derecha, arriba: Eliseo Gracia, Daniel (hijo de Perpetua), Cirilo Gracia,
Hilario y Alfredo (hermanos de Isaías Artal de Moneva), Toñín Bailo "Machina".
Abajo: José María Marteles, Salvador Plou "Americano", José Luis Pastor,
Pedro Pascual Yus "Tolón", Jano Martín y Vicente "Maní", el de la Emiliana.

Romería a la ermita del Carrascal, 1 de mayo de 2008

Plenas desde el aire

Panorámica desde el Barrio Alto, a la izquierda, el depósito del agua.
En el centro, la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Piedad y la plaza de Manuela Sancho.
La zona del Chorro con el frontón y las piscinas municipales.
Plenas desde El Plano. En primer lugar, los terrenos donde estaba ubicado el antiguo "campo de aviación" que el ejército republicano utilizó durante la guerra civil. Todavía se puede ver una de las edificiaciones construidas para albergar a la tropa. Al fondo, el cabezo de la Virgen de Herrera (1.348 m), perteneciente al Campo de Daroca.

Fuente: Ayuntamiento de Plenas

Francisco Luño Yus

El día 25 de junio de 2011 nos dejó Francisco "Josito",  último pastor de Plenas. Hijo de Francisco Luño "el tío Josito" y Pilar Yus "la Valentina". Buena persona. Descanse en paz.

Plenas en coleccionable de Heraldo de Aragón

Plenas, en el coleccionable Los nombres de Aragón: sus poblaciones, de Heraldo de Aragón, 26 de junio de 2011.

20 jun. 2011

Manifestación en Zaragoza el 19-J

A un mes de las elecciones "democráticas" los miles y miles de indignados siguen indignados y cabreados. Con los pies en el suelo: la indignación se extiende a marchas forzadas. ¡Cuántos españoles quedarán sin indignarse? Habría que escuchar al pueblo, porque de esta manera se evitarán muchos problemas.
"Primero te ignoran, después se ríen de tí, luego te atacan, entonces ganas".
Mahatma Gandhi
La salida desde la plaza de Aragón.
Por el paseo de la Independencia.
Folleto informativo.
Llegada a la plaza de España.
Llegada a la plaza de España.
A la entrada del Coso, hacia la calle Alfonso.
En la plaza del Pilar, frente al Ayuntamiento.
Caballo dejado por los acampados.
"El futuro es nuestro", así "reza" a los pies del Pilar
Manos en alto.
¡Qué pasada!, ni para las fiestas del Pilar.

De paseo por la Plaza de la Indignación, el 18-J

19 jun. 2011

Un cura que fue párroco de Plenas

Nosotros seguimos la pista de los pleneros que en el mundo han sido, pero también acogemos a los apegados, gentes que no han nacido en Plenas, pero que en algún momento de  su vida han tenido alguna relación, digamos que importante, con nuestro querido pueblo de Plenas.
Hoy vamos a recordar  a un sacerdote que fue cura párroco de Plenas en los años 50 del siglo XX.
Ha fallecido recientemente. Se llamaba Vicente del Val Meléndez, murió el 17 de junio de 2011 en Zaragoza.
Había nacido el 18 de abril de 1930 en la localidad de Odón, Teruel.
Fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 1954 y fue destinado, en primer lugar, a la vecina localidad de Loscos y luego pasó a Plenas, donde estuvo de párroco poco, apenas un año, y después Alpartir. En 1958 marchó de  misionero a la selva del  Perú, a la prelatura de Yauyos.
Regresó años después y fue párroco de Montañana, Santa Isabel  y de Ejea. Desde 1989 era párroco de Nuestra Señora del Pilar y capellán de la Iglesia de San Juan de los Panetes. Fue muchos años consiliario de la Asociación de los Jueves Eucarísticos.
Hubo una misa  funeral el día 18 de junio, en el altar mayor de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar,  a las 10,30 h.

17 jun. 2011

Cesáreo Gimeno

Cesáreo Gimeno, hijo del "tío Cesareo" y de la "tía Barbara", fotografiado el día 1 de mayo de 2006 en la ermita del Carrascal. Falleció hace algunos años.

El día de la Virgen. Procesión del 1 de mayo de 2006

Algunas fotografías de la procesión que se realiza en Plenas, el día 1 de mayo, a la ermita  del Carrascal.

Zaragoza recicla con arte. Grancasa

Grancasa-Actur. Una exposición muy interesante de esculturas de papel y cartón, de David Martínez, escultor, artista y profesor. Merece la pena ver y además, es gratuita.



Información sobre municipios aragoneses

Nueva página de estadísticas. demografía, población, etcétera, que bien merece la pena visitar:

16 jun. 2011

Presentación del libro Rito y misterio del dance y la contradanza de Cetina

Este viernes 17 de junio a se presenta en Cetina el libro Rito y misterio del dance y la contradanza de Cetina. El acto tendrá lugar en Cetina a las 20 horas en la ermita de la Virgen de Atocha y contará con la participación del autor, Luis Miguel Bajén, y representantes de las instituciones responsables de la edición, la Diputación Provincial de Zaragoza y el Ayuntamiento de Cetina.

Os invitamos a la presentación de este libro sobre una de las joyas de la cultura popular aragonesa en el que se recogen fotografías de, entre otros, Jesús Rubio, Javier Romeo y Santiago Cabello y un estudio de Luis Miguel Bajén en el que se describen y analizan los distintos elementos de las dos representaciones.

Con esta edición, el Archivo de Tradición Oral de Aragón y la DPZ inician un proceso para solicitar que varios dances aragoneses sean declarados BIC (Bien de Interés Cultural), entre ellos algunos de la provincia de Zaragoza: los dances de Cetina, Tauste, Gallur y La Almolda y la contradanza de Cetina. Recientemente la DGA ha reconocido como BIC la contradanza de Cetina, que pasa a ser el primer caso de patrimonio inmaterial aragonés incluido en esta categoría.

El libro puede adquirirse en las librerías Antígona y Cálamo, de Zaragoza, y el Ayuntamiento de Cetina.

14 jun. 2011

Estudiando con los frailes 1

Colegio La Salle de Monreal del Campo
(Foto de la web del ayuntamiento: Monreal del Campo)

   
En la pequeña historia de los habitantes de Plenas hay un curioso capítulo que marcó a casi toda una generación de pleneros: los chavales que fuimos a estudiar con los frailes a finales de los sesenta. Esos años empezó la crisis de vocaciones sacerdotales pues España empezaba a mejorar económicamente y varios seminarios comenzaron una labor de captación de chavales en el mundo rural para cubrir esta falta de vocaciones. Contaré mi experiencia con los hermanos de La Salle, pues también hubo chavales del pueblo que marcharon a otros colegios.
Entre los años 1968 y 1969 fuimos 14 pleneros  al Colegio La Salle.

Después de varios años con problemas con los maestros en el pueblo,  incluso un año tuvo que estar de maestro Manolo Martínez, nuestros padres estaban algo preocupados por la enseñanza de sus hijos y  en 1968 se acercó a Plenas, en un Renault 4, el Hermano Miguel que se puso en contacto con los padres de muchos niños del pueblo para intentar que estudiaran para curas, logrando convencer a varios y en mayo de  ese mismo año partió hacia el Colegio La Salle de Monreal del Campo un primer grupo formado por Juan José Gracia, Pedro Pascual Yus  y José Antonio López.
Los que queríamos estudiar para fraile ibamos primeramente a Monreal del Campo donde estaba el aspirantado menor. El colegio de Monreal del Campo se cerró en 1973. Después de un año pasabamos a Teruel, que también era aspirantado menor, y mas tarde a Mallorca (a Pont d´Inca) y algunos a Bujedo (Burgos) donde llegó a tomar el hábito Petronio Ortín, hasta el año 1983 que abandonó la congregación de los hermanos de la Salle
En el colegio de Monreal ya estaba Sergio Bonafonte, incorporado desde la localidad de Bello, donde trabajaban sus padres.
Estuvieron un tiempo, vieron el colegio y en el verano volvieron al pueblo. Pedro Pascual Yus ya no regresó  pero los otros dos nos animaron a otros chicos del pueblo a ir a ese colegio, pues contaban que había piscina, campos de fútbol y buen ambiente, y que se pagaba quince pesetas al mes. Después de esas informaciones volvió otra vez el Hermano Miguel y en julio partimos Javier Gracia, Agustín Yus, Pantaleón Ambroj, Antonio Ortín y Alfonso Monreal al Colegio de Monreal. Cuando llegamos allí muchos echabamos en falta a la familia pues no habíamos salido nunca del pueblo y alguno quería volverse a casa pues era duro adaptarse a las normas, costumbres y disciplina del colegio. Nada más llegar nos asignaban los primeros días un ángel, que era una persona que nos cuidaba y nos ayudaba para que la estancia no se nos hiciera tan dura.

Allí tenían una piscina y algunos no habíamos visto nunca una, lo más parecido vimos era la balsa del Peloto, que era para riego y donde nos metíamos aunque no se podía nadar. 
La temporada del Azafrán era dura.  Nos levantaban temprano para recogerlo; íbamos con unas latas y cuando estaba llena se la teníamos que enseñar al fraile que nos contaban las flores que llevábamos. Algunos listos metíamos piedras hasta que se daban cuenta; ya por la noche nos sentábamos en las mesas del comedor, que estaban llenas de flores, y a esbrinar hasta que se acababa todo el azafrán recogido. Como tenían muchos campos, también había que ir a recoger remolacha, patatas, o lo que fuera.
Recuerdo que nos regalaron una Virgen del Pilar en una bola de cristal, que cuando le dabas vuelta salían como unas brisas de nieve, ¡no veas lo contentos que nos pusimos!, la llevamos al pueblo, y les decíamos a nuestros padres,-  mira lo que nos han regalado los frailes.
En los recreos había como una especie de tabla, que se iba pasando al que le tocaba, de uno a otro, y al final del recreo el que la llevaba tenía que entregar unos vales que nos daban según el comportamiento, tanto en los recreos como en las clases.
Por las noches, antes de ir a dormir, se situaba  el Director del Colegio a la subida a los dormitorios, y los alumnos nos poníamos en dos filas  y le teníamos que besar la mano. Ese año era Director el Hermano Guillermo Seguí.  Una vez vinieron nuestros padres al Colegio, durante unas jornadas de convivencia.
Cuando llegaba el verano, íbamos un mes de vacaciones a casa.
Al año siguiente vinieron más chavales del pueblo, José María Sancho, Jesús López y Luis Antonio Gracia.
Después de estar un año en Monreal nos mandaron a Teruel, a un Colegio grandísimo, que era también aspirantado menor, donde estábamos 80 alumnos entre los dos cursos. Allí no había campos para trabajar como en Monreal. Había en el patio del colegio una canasta de baloncesto, y allí pasábamos los ratos libres encestando. Para jugar al fútbol, teníamos que cruzar todo Teruel e ir a unos rastrojos donde con cuatro piedras hacíamos un campo de fútbol y allí pasábamos las tardes de los sábados o domingos. 
Algunos hacíamos de monaguillos en la capilla del colegio, y teníamos que ir a las monjas a recoger las obleas para celebrar la eucaristía, y el vino, y las monjitas nos daban los cortes de las hostias, y ¡anda que no estaban buenos!. Un día dijo un fraile,- me parece que aquí faltan hostias, no sé…,  alguno se las debe de comer.
Después de acabar el primer curso, el siguiente destino era Mallorca, concretamente Pont  d´Inca, donde estaba el Aspirantado Medio. Allí ya conocíamos a algunos frailes y compañeros de Monreal del Campo, por lo que no se nos hizo muy duro el comienzo.
Entre los compañeros había muchos de los pueblos de alrededor, de Moyuela, Blesa, Moneva, Muniesa. Que recuerde, siguen de frailes, Joaquín, de los Gadeas de Moyuela, Miguel Pérez de Blesa y Gregorio Plou, de Muniesa.

Para regresar a Plenas, teníamos que tomar un barco que nos llevaba a Valencia y de allí, en autobús hasta Teruel, desde donde ya nos distribuíamos cada uno a nuestro pueblo.
Todos de Plenas dejamos los frailes porque perdimos la vocación y queríamos hacer otras cosas en la vida. Para mí la experiencia fue buena y siempre hablaré bien de los frailes pues nos dieron una educación y unos estudios que tal vez no hubiéramos hecho nunca. Allí había mucha disciplina, pues si te pasabas un poco, de un día para otro te decían: Coge las maletas y para casa.

Antonio Ortín





    
  

10 jun. 2011

Museo de Manuela Sancho

Amigos, ¿nos podéis decir cuándo está abierto el museo dedicado a Manuela Sancho?. Hace algunos meses visitamos Plenas un grupo de amigos y tuvimos que irnos sin poderlo ver.
Fernando Sánchez
Contestación. Pues no tenemos mucha idea, lo único que te podemos decir es que tendrás que dirigirte al Ayuntamiento y si está cerrado, preguntas en el bar de la plaza (no hay otro). Que tengas suerte.

7 jun. 2011

Una exposición: "Lo crudo no quita lo cocido"










A veces hago exposiciones, no muchas.
Algunas son exposiciones raras, como esta, pues se trata de unas intervenciones sobre un cartel ya publicado. Podríamos decir que son “ejercicios de estilo”.
¿Lo más interesante? Haber trabajado en grupo con una serie de interesantes personas y haber tenido la oportunidad de experimentar otros caminos plásticos.
           
David Martínez, escultor, artista, profesor, patafísico, agitador cultural…Trabajador y con gran imaginación.  Actualmente expone unas obras de papel reciclado en Gran Casa, son esculturas grandes de esculturas de la ciudad de Zaragoza, muy interesante.

Gonzalo Ferreró: artista, escultor, viajero, patafísico, animador cultural…. Viajero impenitente por Mozambique y Senegal, hace una interesante obra artística muy influída por la estética y el espíritu del continente africano.

Angel Tomás: profesor, escultor, dibujante, relacionado con Plenas. Ha hecho obras repartidas por varias partes de Aragón.

Carlos Grassa Toro, escritor, ha realizado los textos que acompañan a la exposición. Ha escrito numerosos libros e interesantes libros.

La exposición se inaugura el día 9 de junio de 2011, jueves, a las 20,30 horas en el Aula de medio Ambiente Urbano  “La calle indiscreta”, Avenida Cesar Augusto 115-117, esquina Calle Predicadores, de Zaragoza. Estará abierta hasta el dí 30 de junio.
Si os apetece pasaros a verla, podéis hacerlo. Es una exposición un tanto especial y experimental. Quedáis invitados .


TEXTO QUE ACOMPAÑA LA EXPOSICIÓN
Las cebollas que hacen reír

Gonzalo Ferreró, David Martínez y Ángel Tomás descubrieron en un rincón un fardo de carteles pasados de fecha, desprovistos de función: lo que anunciaban ya había sucedido. No era cuestión de desperdiciarlos. Los carteles estaban impresos sobre papel; con el papel, dentro del papel, desde el papel, en el papel, entre el papel, tras el papel, que ya cumplió su primera función caben nuevos usos. Utilizar un papel por segunda vez es reutilizarlo.


La imagen que aparecía en el cartel original era la de la representación de una cebolla a la que un corte sobre la superficie le había arrancado una sonrisa; precisamente a ella, que tanto nos hace llorar. Este papel era, pues, portador de una creación, la de la imagen de una cebolla que anunció en su día con formato de cartel un determinado evento. Volver a crear sobre lo creado es recrear. La iniciativa de los tres artistas surgió desde el impulso por la reutilización y acabó en recreación.
La posibilidad de volver a crear sobre lo ya creado es, como poco, antigua y habrá incluso quien afirme que no cabe otra, que siempre se crea sobre una creación anterior. A nosotros, esta vez, nos interesa desvelar el método de recreación, que se asemeja mucho al que utilizara el escritor francés Raymond Queneau en sus Ejercicios de Estilo. La estrategia es tan fácil de definir como compleja y laboriosa en su realización, se trata de partir de un texto (en el caso de Queneau) o de una imagen (en el caso que nos ocupa) y crear variaciones a partir de ella sin que, en ningún caso, se pierda del todo la referencia inicial. Las variaciones pueden venir sugeridas o impuestas por la diversificación de herramientas y materiales de reproducción: lápiz, rotulador, tela, cartón, madera, fotocopia, scanner, etc; por la diversificación de técnicas y procedimientos artísticos: dibujo, pintura, collage, escultura, fotografía, etc; por la aparición de discursos conceptuales de acompañamiento: juego, performance, reconstrucción, etc; incluso por los medios de transporte de la obra: correo postal, Internet, furgoneta, etc.

El texto se va llenando de etcéteras, es lógico: una vez puesto en marcha el mecanismo de recreación, éste tiende a la ilimitación, condición pataphysica que conocen bien los tres artistas y, por tanto, el proyecto puede darse por permanentemente inacabado o, lo que viene a ser lo mismo, por permanentemente en marcha, como esas máquinas de movimiento perpetuo que fascinaban a Alfred Jarry y que bien podrían ser metáforas de la creación. De la recreación, claro.
Si, lector, has llegado hasta aquí, será porque has ido desplegando esta página al ritmo de la lectura. Hay en este desplegar algo parecido al pelar de la cebolla: quitamos la primer capa, debajo hay otra, quitamos la segunda, aparece la tercera, y luego, la cuarta, y luego, la quinta, seguimos capa a capa hasta la última. Conocer es buscar qué hay debajo de cada capa de realidad; Ferreró, Martínez y Tomás lo saben. Anda que no habrán llorado estos tres.
Grassa Toro